Caracol de gira por Mendoza (Argentina)… ¡compartiendo saberes y luchas!

Caracol de gira por Mendoza (Argentina)… ¡compartiendo saberes y luchas!

Los días 14 y 15 de marzo recién pasados, se realizó el “III Encuentro de Pedagogía Social y Educación Social” organizado por la Facultad de Educación de la Universidad Nacional de Cuyo en la ciudad de Mendoza. En dicho encuentro, como Colectivo Caracol, nos hicimos presentes con la realización del taller “¿Qué hacer para saber qué hacer?: La sistematización de experiencias en organizaciones sociales y populares” que contó con la participación de compañer@s provenientes de diversas regiones de Nuestra América (Argentina –Buenos Aires, Rosario, Mendoza-, Brasil y Uruguay), con quienes reflexionamos, debatimos y dialogamos desde nuestras experiencias y sentires en torno a la relevancia de distintas metodologías y técnicas participativas en el ejercicio de producir saberes a partir de la revisión crítica y colectiva de nuestras propias prácticas organizativas.

Asimismo, y aprovechando el viaje, una vez finalizado el encuentro, nos reunimos con compañer@s del Bachillerato Popular “Violeta Parra” del barrio popular La Favorita en Mendoza (con quienes desde hace un tiempo hemos estado enredándonos en diversos espacios de educación popular), tanto para compartir e intercambiar experiencias y reflexiones respecto a los procesos de lucha que se están desarrollando tanto en Chile como en Argentina, pero también, con el ánimo de proyectar futuros espacios de encuentro y debate entre organizaciones sociales, así como nuevos procesos de sistematización de experiencias junto a ell@s.

Si te interesa conocer algo más de la experiencia de l@s compañer@s del Bachi, puedes pinchar acá:

¡Porque la educación popular no tiene fronteras!

¡A seguir produciendo y compartiendo saberes desde nuestras luchas!

Se viene la III Escuela de Sistematización “Amelia Salazar Jorquera”

Se viene la III Escuela de Sistematización “Amelia Salazar Jorquera”

Luego de dos potentes y exitosas Escuelas de Sistematización, realizadas en enero del 2017 y del 2018 y que contaron con la participación de más de 20 organizaciones de todo el país, como Colectivo Caracol – El apañe de los piños, tenemos la alegría de contarles que durante los días 23 y 24 de marzo llevaremos a cabo nuestra III ESCUELA DE SISTEMATIZACIÓN “AMELIA SALAZAR JORQUERA”.

Esta instancia, al igual que las que la precedieron, aspira a ser un espacio para fortalecer nuestro quehacer como organizaciones populares, compartiendo nuestros saberes y algunas herramientas para sistematizarlos. Con ello buscamos seguir construyendo y levantando análisis colectivos que nos permitan desarrollar una mejor práctica de nuestras apuestas políticas.

Es por eso que durante la escuela buscaremos comprender qué es la sistematización militante, revisaremos los métodos de Óscar Jara y el método Churruata de Hernán Peralta, y desarrollaremos otros ejercicios que nos permitan detectar los saberes que ponemos en acción en nuestro quehacer cotidiano.

Esperamos que esta escuela logre sus objetivos y nos permita seguir fortaleciéndonos de manera conjunta y enredada con otras organizaciones, para así aprender entre tod@s y seguir avanzando.

 

¿CÓMO PARTICIPAR?

La Escuela de Sistematización es una instancia anual que organizamos como Colectivo Caracol con dos objetivos: el primero, generar un espacio de aprendizaje donde podamos, en dos días completos de trabajo, profundizar en los saberes sobre la sistematización de experiencias organizativas que compartimos en los talleres que realizamos durante todo el año y permitir que organizaciones que nos invitaron a trabajar en conjunto ya sea por apañes metodológicos o para formación en educación popular se puedan acercar al tema de la sistematización; el segundo objetivo, es generar un espacio de encuentro y de enredo fraterno entre todas aquellas organizaciones con las que trabajamos durante el año y que no necesariamente se conocen entre sí. Así, vamos fortaleciendo desde abajo el movimiento popular.

Por lo mismo, no es una escuela abierta, sino que con una convocatoria dirigida a las organizaciones con las que trabajamos duramte el año. Por eso, si nos enredamos y trabajamos durante este 2019, ten por seguro que nos encontraremos en la IV Escuela de enero del 2020.

¿POR QUÉ AMELIA SALAZAR JORQUERA?

Llamar a nuestra escuela “Amelia Salazar Jorquera” es nuestro pequeño homenaje a la luminosa niña que conocimos jugueteando en el cerro Las Cañas de Valparaíso y que se inscribió como la militante más pequeña que ha participado, con entusiasmo, en nuestras jornadas de sistematización de experiencias, cuando su “familia grande” – el Centro Comunitario de Las Cañas- decidió aprender de su práctica y sistematizar sus años de trabajo.

Llamar a nuestra escuela “Amelia Salazar Jorquera” es nuestro reconocimiento y apoyo a la lucha, la tenacidad y la ternura infinita que han mostrado Mauri y Cami, que hicieron del dolor, rabia; y de la rabia, organización, comenzando una lucha enfocada en que ningún niño o niña de nuestro pueblo vuelva a morir por el sistema de salud mercantilizado que padecemos en este Chile neoliberal. Es un gesto de cariño y apoyo a los compañeros y compañeras del Centro Comunitario de Las Cañas que han secundado su lucha, a la Mesa Comunitaria de Salud de la Quinta Región y a todos aquellos y aquellas que frente a la injusticia de lo ocurrido con la pequeña Amelia, se han levantado en diversas partes del país reclamando una salud digna para nuestros niños y niñas.

Llamar a nuestra escuela “Amelia Salazar Jorquera” es nuestra forma de mantener a la pequeña Amelia presente, todos los días, en nuestras luchas.

#JusticiaParaAmelia

*** Si quieres conocer más sobre este tema, te recomendamos visitar: www.justiciaparaamelia.cl o visitar las redes sociales del C.C. Las Cañas.

¡Justicia para Camilo Catrillanca! ¡A construir una pedagogía de la memoria popular!

¡Justicia para Camilo Catrillanca! ¡A construir una pedagogía de la memoria popular!

El modus operandi del poder de los de arriba

Cada vez que el poder de los de arriba ha cometido un crimen contra el pueblo -mestizo o mapuche-, su estrategia ha sido la misma: victimizarse y responsabilizar al pueblo de su crimen. Cuando en 1999 asesinaron al estudiante Daniel Menco, nos dijeron que fue un accidente, hasta que su mentira cayó y se demostró que fue una bala de Carabineros la que terminó con la vida del universitario. ¿Se acuerda cuando mataron a Alex Lemún, el 2002, y a Matías Catrileo, el 2008? En ambos casos dijeron que fue un enfrentamiento, hasta que se demostró que habían sido asesinados. ¿O el caso de Manuel Gutiérrez, el 2011? Esa vez el Gobierno y Carabineros señalaron que Manuel fue herido por los manifestantes de Lo Hermida, negándose a investigar, hasta que la presión social hizo que su asesino -un carabinero que ni siquiera estaba de turno- se entregara y cayó el montaje. ¿Se acuerda de Macarena Valdés, líder ambientalista de Panguipulli y férrea opositora al proyecto de hidroeléctrica en el sector de Río Tranguil? El mismo modus operandi: el Servicio Médico Legal señaló que se había suicidado, hasta que una nueva autopsia de la familia demostró que fue asesinada.

Nada de esto es casual. No son hechos aislados. Es una política de Estado mandatada por el Mercado. Lo hacen porque saben que funciona: que su poder comunicacional es tan grande que pueden replicar la mentira hasta que una parte importante de nuestro pueblo se la cree. Y con eso les basta.

Y también sabemos el por qué lo hacen. Esta estrategia -que viene desde la Dictadura Cívico-Militar y ha sido muy bien aplicada por la ex Concertación (actual Nueva Mayoría) y, hoy, por la derecha de Chile Vamos (ex Alianza por Chile)- solo busca frenar el avance de los pueblos. Una estrategia macabra que, en el caso del pueblo mapuche, se ha sostenido en el uso de diversas tácticas: aplicación de la ley anti-terrorista, doble procesamiento por la justicia chilena (civil y militar), el uso de testigos sin rostro o con testimonios dados bajo tortura, entre otras; tácticas que buscan criminalizar a las comunidades y frenar el proceso de autonomía y recuperación de territorio del pueblo nación mapuche. Tácticas y estrategias que proponen una pedagogía del capítal: que buscan por el terror que usted aprenda que, en este contexto, vale más la propiedad privada que la vida humana.

Una pedagogía de la memoria: nuestra apuesta

Para frenar esta máquina de mentir y criminalizar, las educadoras y educadores populares de esta larga y angosta franja de tierra tenemos que organizarnos. Las comunicadoras y comunicadores populares debemos aunar esfuerzos.

En primer lugar, debemos coordinar las fuerzas para hacerle frente al gigante comunicacional del poder de los de arriba. Tienen el dinero a su favor, pero no la verdad. Por eso, hay que multiplicar la conversación fraterna con la pareja, la familia, la vecina, la persona que va sentada a su lado en la micro o en el metro, con la gente de la pega, del liceo o de la universidad. ¡Todo espacio es un espacio contrainformativo! Hay que utilizar con inteligencia las redes sociales y, nunca olvidar, volver a la calle  una y otra vez a gritar el descontento: la calle, ese espacio donde se olvida el yo, porque vuelve a nacer un nosotros, un nosotras.

En segundo lugar, hay que construir una pedagogía de la memoria: multiplicar los espacios político-pedagógicos donde recordemos las luchas pasadas y presentes, donde expliquemos las causas de nuestras luchas populares y clarifiquemos quienes son pares y quienes son oponentes; donde las luchadoras y luchadores asesinados vuelvan a la vida en el recuerdo. De esa forma, por ejemplo, no olvidaremos tan fácilmente que los fusiles de asalto y las tanquetas en la Araucanía no las inventó Piñera, sino que se instalaron durante la Dictadura Cívico-Militar y se multiplicaron en los gobiernos de la Concertación y la Nueva Mayoría, con Pérez Yoma y Harboe a la cabeza. Información importante de recordar para evitar que los asesinos de ayer se vistan de aliados hoy.

El problema de fondo y las exigencias populares

Acá no hay que perderse, el problema de fondo sigue siendo la lucha -abierta o solapada- entre el poder de los de arriba contra los pueblos. Una lucha donde los de arriba buscan imponer su modelo económico capitalista extractivista y usan para ello el terrorismo de Estado y una cultura racista y colonial contra las comunidades mapuche.

Y ello perdurará hasta que los pueblos nos unamos. Así de fácil. Así de complejo. Mientras trabajamos para esa unidad, como Colectivo de Sistematización Militante Caracol – El apañe de los piños, creemos que es clave que como pueblos nos juntemos y levantemos algunas exigencias:

 

  • Exigimos la eliminación del Plan Araucanía, la desmilitarización del territorio del pueblo nación mapuche y el retiro del “Comando Jungla”.
  • Exigimos verdad y justicia frente al asesinato de Camilo Catrillanca.
  • Exigimos escuelas rurales libres de violencia estatal, donde las niñas y los niños mapuche puedan estudiar sin sufrir cotidianamente los allanamientos de la policía chilena.
  • Exigimos respeto a la autonomía del pueblo nación mapuche.

 

Exigencias mínimas, pero indispensables, para que la larga lista de mapuche asesinadas y asesinados en esta democracia empresarial no haya sido en vano.

 

En memoria de:

 

Jorge Antonio Suarez Marihuan (2001)

Agustina Huenupe Pavian (2002)

Mauricio Huenupe Pavian (2002)

Edmundo Alex Lemunao Saavedra (2002)

Julio Alberto Huentecura Llancaleo (2004)

Zenén Alfonso Diaz Nécul (2005)

Jose Gerardo Huenante Huenante (2005)

Lonko Juan Lorenzo Collihuin Catril (2006)

Matias Valentin Catrileo Quezada (2008)

Johnny Cariqueo Yañez (2008)

Jaime Facundo Mendoza Collío (2009)

Rodrigo Melinao Lican (2013)

José Mauricio Quintriqueo Huaiquimil (2014)

Victor Manuel Mendoza Collío (2014)

Camilo Catrillanca Marín (2018)

 

Colectivo de Sistematización Militante

Caracol – El apañe de los Piños

Santiago, 19 de noviembre de 2018

¡YA APARECIÓ… EL N°1 DE REVISTA CARACOL!

¡YA APARECIÓ… EL N°1 DE REVISTA CARACOL!

Con el convencimiento de que es necesario utilizar todas las herramientas a la mano para dar la batalla de las ideas, nace CARACOL. REVISTA DE EDUCACIÓN POPULAR; COMUNICACIÓN POPULAR Y SISTEMATIZACIÓN MILITANTE, una publicación semestral creada por el Colectivo de Sistematización Militante CARACOL – El apañe de los Piños y editada por nuestros hermanos/as de la Editorial Quimantú.

Un espacio para socializar saberes que surgen desde diversas prácticas de educación popular, comunicación popular y sistematización de experiencias, de organizaciones de Chile y de otros rincones de Nuestramérica.

 

En este primer número, le llevamos:

“El camino caracolero: Producir y compartir saberes”, pequeña declaración que cuenta porqué y para qué es necesario este nuevo medi de comunicación popular. Luego, el caracolero Esteban Miranda, en su artículo “Aprender para seguir avanzando: Un recorrido por las Escuelas Caracoleras de Sistematización” repasa las dos escuelas de verano que hemos desarrollado hasta ahora, donde hemos aprendido a sistematizar con organizaciones hermanas según los métodos de Oscar Jara y Hernán Peralta.

La cosa sigue con el artículo “De saberes, educación popular y liberación: Dos ventanas para provocar el diálogo…”, un texto escrito por los caracoles Daniel Fauré y Lorena González, donde le dan una vuelta a porqué sería importante la producción de saberes en las luchas populares y cómo hay que volver a hablar de liberación en nuestros días.

Como si eso fuera poco, le incluimos el “Documento de Sistematización: Piño Contrapupitre” que da cuenta del proceso de autoformaciń que realizo esta coordinadora de organizaciones de educación popular, donde se pueden encontrar interesantes reflexiones y ejemplos para autoeducarse.

De ahí, viene un rabioso artículo de nuestra vocera Carola, la caracola, titulado “Defensa rabiosa y caracolera de Paulo Freire (a 21 años de su muerte)”, tratando de recuperar la praxis del maestro de tanto manoseo progre y despolitizado que se le hace hoy.

Y finalmente, la Lore González entrevista a Delia Bianchi, psicóloga comunitaria y educadora popular uruguaya, que nos cuenta cómo está la cosa por allá, nos habla del gran José Luis Rebellato y reflexiona sobre  la vinculación entre las universidades y la educación popular hoy.

¿Cuánto cuesta esta maravilla?

Solo 1500 pesitos chilenos.

¿Dónde conseguirla?

Si eres de Santiago, tienes dos opciones:

1. Nos mandas un correo (caracolpopular@gmail.com), y el caracol o caracola más cercano te la acerca a algún metro o por ahí…

2. Vas directo a la tienda de la Editorial Quimantú (Cóndor 1071, Santiago)

Si eres de otros lugares del pais:

1. Nos mandas el correo, te damos los datos, nos depositas y te enviamos la revista por CorreosChile o TurBus. (Ahí lo que sale a cuenta es encargar de más, porque sale más barato… quiźas puedes pedir más del catálogo caracolero, o pedir con amigos/as, o, mejor aún, ¡convertirte en distribuidor/a caracolero/a en tu ciudad!

 

 

Acción Colectiva Juvenil: Nuevos escenarios de participación y militancia en Santiago de Chile

Acción Colectiva Juvenil: Nuevos escenarios de participación y militancia en Santiago de Chile

Luego del estallido social del 2011 que movilizó a un grupo importante de estudiantes universitarios y secundarios,  desde  Eco, Educación y Comunicaciones  intentaron responder  a diversas interrogantes que surgieron a partir de estos últimos años de rearme y rearticulación del movimiento social. Es por eso que Daniel Sierra, nos trae un completo trabajo enfocado en la descripción y comprensión de estas organizaciones juveniles pensando en sus componentes, objetivos y acciones, pero también acerca de sus límites y desafíos.

Nosotros como caracoles, fuimos parte de esta investigación entregando nuestra experiencia como educadores populares, hablando del trabajo que hemos llevado estos años y la importancia de la EP  en la producción  y acumulación de los  saberes propios de las organizaciones.

¡L@s invitamos leer este documento (no sólo porque aparecemos nosotr@s jeje) porque está pulentisimo!

Descargar PDF 7.75 Mb