Crece la educación popular por la Cuarta Región… Caracol y la Escuela Popular Teresa Flores (Crónicas “de puerto a puerto”)

Crece la educación popular por la Cuarta Región… Caracol y la Escuela Popular Teresa Flores (Crónicas “de puerto a puerto”)

La invitación nos había llegado hace unos meses: compañeras y compañeros de la Cuarta Región habían decidido levantar una escuela popular al servicio de todas las organizaciones de la región. Abierta y fraterna. Sencilla y rebelde. Como nuestro pueblo. Decidimos apañar, compartir lo que sabemos y, lo que no, aprenderlo de ellos y ellas. Así, partió la gira caracolera a la cuarta región, con las mochilas llenas de libros, materiales educativos y mates para compartir…

DÍA 1: Viernes en la tarde. La Casa Roja (La Serena).

Convencidos todo el viaje de que íbamos a Coquimbo, nos enteramos al llegar que el lugar de reunión es en La Serena. No sería el primer error de ubicación, de todos modos. Llegamos sobre la hora a la Casa Roja, donde una treintena de compañeras y compañeros nos esperan. El espacio es cálido, amplio y, tras los muros exteriores pintados de un riguroso rojo intenso -si, efectivamente la Casa Roja es… una casa roja-, su interior está lleno de colores. Refugio de talleres cooperativos, de arte, medicina natural y de una librería con muchos textos rebeldones.

Rodrigo, uno de los organizadores, abre los fuegos con una presentación de la escuela y de la luchadora -anarcosindicalista y feminista- Teresa Flores, que re-emerge desde la memoria popular y pareciera que se sentara junto al grupo a guiarnos en los pasos a seguir. El rito sigue: Álvaro y Cota interpretan sendas canciones que aleonan el ambiente.

Partimos con nuestro taller de introducción a la educación popular basado en diferentes “estaciones” que las y los participantes recorren con entusiasmo. Partimos con risas, seguimos con reflexiones, continuamos con representaciones y terminamos con una larga conversación que nos hace pasarnos mucho de la hora de término oficial. A pesar de ello, nadie se fue antes. A esa hora, hay mucho calor humano sumado de una muy potente afinidad política entre las y los participantes. Como si nos conocieramos hace mucho tiempo. ¡Qué bien se siente la complicidad entre organizaciones!, ¿no?

La gente se despide con cariño. Algunos se mueven a un bar cercano para continuar la conversa. Sin embargo, se retiran temprano. Mañana, la escuela sigue…

DÍA 2: Sábado en la mañana. La Casa Roja (La Serena)

El rito continúa con un desayuno reponedor mientras el Negro, imponente perro que cuida la casa, se pasea entre las y los comensales como uno más. Comenzamos el día jugando. “Técnicas de simulación” les llamamos: pequeños ejercicios donde nos re-creamos y ensayamos formas de organización popular. Luego, la conversación gira en torno a la historia de la educación popular en Nuestramérica y en Chile, el aporte de Paulo Freire y su forma de concebir la concientización y cómo traerla al presente.

Terminamos, otra vez, con ritos: mística, juegos y abrazos de caracol que nos hacen sentir un nos-otros, un nos-otras. Luego, Luz nos invita, con fraterna claridad, a organizar el almuerzo: “nada de actividad complementaria, el almuerzo es un ejercicio comunitario que se organiza entre todos y todas” -nos dice-. Comemos, reímos y conspiramos en la sobremesa.

DÍA 2: Lanzamiento de la Revista Caracol

Una larga mesa expone los libros que llevamos. La mayoría de ellos editado por nuestros compañeros y compañeras de la Editorial Quimantú, más un puñado de materiales educativos que llevamos nosotros. La idea es que sirvan como telón de fondo para la presentación de nuestra Revista Caracol, pasquín donde compartimos saberes sobre educación popular, comunicación popular y sistematización militante. Sin embargo, el material dura poco: las y los participantes los revisan con entusiasmo, nos señalan su utilidad para sus trabajos comunitarios o sus reflexiones colectivas e individuales. A dos horas del lanzamiento de la revista, ya no queda material educativo: lo hemos vendido todo.

Pero salimos jugando: vemos algunos videos para motivar la conversación, luego Diyei No -militante caracolero-, cuenta la historia de nuestra organización y Dani Fauré -caracolero también- explica los contenidos de la revista.

No podemos terminar sin un pequeño taller: cuchicheamos, imaginamos colectivamente revistas posibles y lo compartimos. Una conchita de caracol pintada en un papelógrafo va siendo rellenada con todas las ideas de lo que el grupo considera que debiera llevar una revista que busca estar al servicio de las organizaciones populares. Celebramos los acuerdos y cerramos la jornada. Llamamos a Santiago disimuladamente: “¡Paren las prensas! ¡El segundo número de nuestra revista tiene que incluir algunas de estas ideas!”

Celebramos el éxito de la escuela compartiendo una cena con las y los organizadores en una casa cercana. Nos confiesan que siempre pensaron que Caracol era de Valparaíso y no de Santiago. Recién ahí entendemos porqué la gente nos miraba extrañados cuando hacíamos referencias a la capital y porqué nos preguntaban siempre por el puerto y sus organizaciones. Les contamos de nuestra confusión entre Coquimbo y La Serena. Estamos empatados. Reímos mientras pensamos si no es mala idea trasladarnos a las tierras del Wanderers y del pan batido…

DÍA 3: Caleta de Guayacán, Coquimbo

Ahora si llegamos al puerto aurinegro. Guayacán está de fiesta con cierre de calle y actividad cultural incluída. Llevamos los libros que nos quedan aunque nuestro puesto es una excusa para encontrarnos y seguir conversando con diversos compañeros y compañeras que llegan a la actividad. Mientras de fondo se escucha rap, poesía y trova, se suceden las conversaciones cómplices, las risas, la planificación de nuevas actividades y sandwiches de merluza tamaño familiar. La hora avanza y retardamos nuestro regreso hasta el límite. Desde el escenario, se saluda la presencia de diversas organizaciones, entre ellas, al Colectivo Caracol de… ¡Tierras Blancas!

DÍA 4: Ruta 5 Norte

La madrugada del lunes nos pilla entre Tongoy y Los Vilos. Diyei No se concentra en el volante del “caracomóvil” mientras Dani pone a La Polla Records en la radio para combatir el sueño y alimentar la rabia. Prometimos volver a la Escuela Popular Teresa Flores para compartir lo que sabemos de sistematización, aún sin fecha exacta pero con más ganas que nunca. Conversamos un par de horas sobre lo potente del espacio y lo que “alimenta” el encontrarnos entre compañeros y compañeras de lucha.

La prefiguración es la capacidad de poder construir, hoy, en “micro” aquella realidad nueva -anticapitalista, anticolonial, antipatriarcal- que queremos construir en “macro”. Y esa capacidad prefigurativa es, quizás, el principal aporte de la educación popular a las luchas populares: el gestar espacios donde podamos sentir, ver, tocar y abrazar un pedacito de realidad sin explotación y opresión. Por eso, hay que “pasar por el cuerpo” el ejercicio educativo popular.

Las últimas horas del viaje pensamos en cómo, para el próximo viaje, nos conseguimos un “caracolmóvil” más grande, para que todo Caracol pueda venir a “pasar por el cuerpo” la cálida rebeldía de las organizaciones de la Cuarta Región. O quizás debiéramos conseguirnos una micro, para que quepan también las orgas de Valparaíso, nuestra segunda casa…

Escrito por: Carola, la caracola (vocera de Colectivo Caracol – El apañe de los piños)

Nos vamos a tallerear con la Escuela Popular Teresa Flores (La Serena).., ¡Súmate!

Nos vamos a tallerear con la Escuela Popular Teresa Flores (La Serena).., ¡Súmate!

El próximo 26 y 27 de julio, Caracol se mueve a la Cuarta Región para abrir los fuegos de la Escuela Popular Teresa Flores, un proyecto levantado por diferentes organizaciones de esa región. ¿Nuestra tarea? Compartir saberes en torno a la Educación Popular…

¿Quiere saber más? Le dejamos la info que las y los cumpas nos enviaron:

Esperamos aportar abriendo espacios para educarnos en comunidad, en torno a ideas y experiencias que fomenten organización y permitan fortalecer el quehacer de los y las participantes. Del mismo modo esperamos tejer y/o nutrir redes de colaboración y apoyo mutuo entre los involucrados/as, promover la convivencia solidaria en actividades comunitarias y/o territoriales, propiciar una educación al servicio de las luchas populares y conocer prácticas que podrían ser de utilidad para el
fortalecimiento de la labor de organizaciones sociales, como son la
educación popular, la comunicación popular, cooperativismo, etc.
Queremos ser un modesto aporte en el camino de la unidad. Entre
quienes caminan día a día con la indignación de vivir diversas
situaciones de explotación, pero al mismo tiempo mantienen una
férrea voluntad de que las cosas pueden cambiar para mejor a
partir de la organización.

Son 7 sesiones de 2 días:

Viernes (19:00- 22:00 hrs.) Lugar: Casa Roja, Las Casas #735. La Serena.
Sábado (10:00- 13:00 hrs.) Lugar: Casa Roja, Las Casas #735. La Serena.
Almuerzo comunitario (15:00- 19:00 hrs.)
Actividad comunitaria y/o territorial por definir según la temática.

Duración
Julio/ Diciembre 2019
Inicio 26/27 de Julio
(otras fechas por confirmar).

La invitación a participar es liberada. El único requisito es mantener
el compromiso presencial de participar en las fechas descritas,
tanto de los espacios de taller como de las actividades territoriales.
Asimismo, se van a generar actividades que permitan el
autofinanciamiento de esta alternativa educativa.

Se desarrollará una red de hospedaje solidario para quienes vengan
desde fuera de la comuna y requieran alojamiento. Ello deberá ser
explicitado con anticipación, en el periodo de convocatoria.

Al finalizar el proceso se realizará una certificación simbólica a
quienes participen del 100% de los módulos.

Los módulos temáticos se desarrollarán con metodología teóricopráctica,
combinando un expositor que participe de una experiencia concreta asociada al tema tratado, así como instancias de trabajo grupal.

C O N T A C T O :
L A E S C U E L I T A P O P U L A R @ G M A I L . C O M

Rodrigo Rojas De Negri, ¡Presente! (Pedagogía de la Memoria)

Rodrigo Rojas De Negri, ¡Presente! (Pedagogía de la Memoria)

Recordar (del latin “recordis”): Volver a pasar por el corazón

“De repente Carmen Gloria sintió su cuerpo empapado. Uno de los militares estaba rociando su cuerpo con gasolina, de pies a cabeza. Ella se sorprendió, y ni por un instante se imaginó lo que le iban a hacer. “Sabía que en mi país degollaban, mataban, que desaparecía gente, que torturaban, pero jamás pensé que me fueran a quemar”, confesaría después. En ese momento quiso creer, para darse ánimo, que pronto pasaría todo y que llegaría a su casa a bañarse y quitarse de encima ese líquido que ardía. Hasta les pidió a los hombres que tuvieran cuidado, porque le estaba entrando a la boca.

-Pobre güevona, le está entrando a la boca -oyó que decía con sorna uno de ellos, y que los cuatro se reían.
Le arrojaron algo, que a ella le pareció una botella. La explosión la lanzó al suelo, y vio todo su cuerpo en llamas. Quedó unos segundos perpleja, paralizada de horror, viéndose a sí misma arder. Inmediatamente corrió para un lado y otro, se refregó contra el suelo, trato de apagarse el pelo con las manos, hasta que perdió el conocimiento.

No supo cuánto tiempo después, ya semiconsciente, se dio cuenta que la envolvían en una frazada y que la arrojaban, como un bulto, arriba de un vehículo.

Sintió gente que le pasaba por encima, pisándola, y se desvaneció de nuevo. Cuando algo la despertó, estaba muy lejos de allí, tirada en un hoyo. Era la voz de Rodrigo, el fotógrafo:

-Vamos a un hospital -le decía-. Tenemos que buscar ayuda.

Ella abrió los ojos y se sobresaltó, porque vio un monstruo tendido a su lado. El muchacho tenía toda la cara cubierta por quemaduras rojas y negras, los labios calcinados y retorcidos, los ojos muy saltados, sin párpados, y la cabeza en carne viva, sin pelo. Carmen Gloria pensó que así debía estar ella también.

-¡Mira! -le susurró, con el hilo de voz que le salió de la garganta-. Mira lo que nos hicieron los desgraciados”.

*** Texto extraído de: Miguel Bonasso, Roberto Bardini y Laura Restrepo, “Operación Príncipe”. Santiago: Ediciones Rodriguistas, 2007, pág. 38 y ss.

2 de Julio del 2019. Rodrigo: A 33 años de tu asesinato, no te olvidamos, no perdonamos, no nos reconciliamos..

¡Sistematizando con la Escuela Artística Comunitaria de Lo Espejo!

¡Sistematizando con la Escuela Artística Comunitaria de Lo Espejo!

Las y los cumpas de la Escuela Artística Comunitaria de Lo Espejo este año tomaron una decisión drástica: había que aprender de sus ocho de recorrido, revisar lo caminado y seguir caminando más fuerte aprendiendo de sus aciertos y errores. Y para ello, como buenas y buenos educadores populares dijeron: ¡Eso se hace sistematizando!

La decisión no fue fácil ya que para ello decidieron parar los talleres este año y dedicarse de lleno a pensar sobre lo que han hecho para hacerlo mejor, manteniendo como gran hito del año solo su labor en el Carnaval Victor Jara y Litre Quiroga. ¡Había que tomárselo en serio! -nos contaron-. Sin embargo, no todos lo entendieron así, e incluso algunas criticas les llegaron de monitores, estudiantes y cercanos a la organización que consideraban que “no era necesario parar”…

Ahora, eso no amilanó a la chiquillada de la Escuela. Al contrario, le dieron una vuelta y se dieron cuenta que sistematizar no es “parar de trabajar” para ponerse a pensar, sino precisamente trabajar -y trabajar muy duro- en la reflexión colectiva para que la acción sea más potente. Que esa división de “trabajo manual y trabajo intelectual” es cosa del poder de los de arriba, y que las y los de abajo tenemos que borrar esa división para construir nuevas realidades. Y para ello pensaron en el apañe de Caracol, al que -obviamente- accedimos con mucho gusto.

Cuento corto: la Escuela mandó a una comisión a nuestra III Escuela de Sistematización Amelia Salazar Jorquera que hicimos en marzo. Ahí aprendieron algunas técnicas y decidieron ponerse manos a la obra haciendo un mix entre el método Churruata y el método de Oscar Jara y se tiraron a la pscina planificando ocho encuentros comunitarios de sistematización. Y despuès de hacer el primero -¡con mucho éxito!- y previo al segundo encuentro, una comisión ampliada de la Escuela nos invitó a compartir la experiencia, apañarlos con nuevas metodologías y compartir la alegría de estar trabajando juntos por los caminos de la organización popular, llamado al que Dani y Lore, militantes caracoleros accedieron con gusto, sumando a la compañera Maru, de Argentina, al equipo.

Así, con el corazón llenito de ver cómo producimos saberes para la transformación desde nuestras propias prácticas y con harta ansiedad por ver los resultados del proceso de nuestr@s cumpas de la Escuela, les compartimos esta noticia con la intención de que se animen a sistematizar… porque quien hace, sabe; pero quien piensa sobre lo que hace, hace mejor. ¡Y que importante es en estos tiempos que las y los populares lo hagamos mejor!

Ya partió la segunda versión de la Escuela de Comunicaciones Alicia Vega… ¡caracoleando!

Ya partió la segunda versión de la Escuela de Comunicaciones Alicia Vega… ¡caracoleando!

Como no hay primera sin segunda, Caracol estuvo nuevamente presente en la inauguración de la Escuela de Comunicaciones Alicia Vega -una organización a la que ya habíamos apañado metodológicamente el 2018, y que participó activamente en nuestra III Escuela de Sistematización Amelia Salazar Jorquera-. Esta vez, nuestro apañe se dio tallereando en la primera sesiòn de la escuela, dando el puntapié inicial a las actividades que se desarrollarán hasta fines de septiembre.

En esta oportunidad, nos encontramos el sábado 8 de junio, a las 10 de la mañana, en el Instituto de Comunicación e Imagen (ICEI) de la Universidad de Chile. Grata sorpresa se llevaron Esteban y Pauli, militantes caracoleros, al encontrarse tempranito con nueve organizaciones y 26 participantes que se reunían esta vez para compartir saberes y aprender a comunicar mejor lo que hacen en cada uno de sus territorios.

Partimos con un rico desayuno para luego conocer mejor la propuesta de la Escuela Alicia Vega. Posteriormente, y luego de dar a conocer nuestra propia trayectoria, nos dimos a la tarea de conformar un grupo cohesionado a través de ejercicios de desplazamiento y baile que dio paso a la presentación de cada persona y organización. Además, aprendimos a mirarnos y a organizarnos a través de técnicas y juegos de simulación para, finalmente, diagnosticar nuestras potencialidades y dificultades a la hora de comunicar eficazmente nuestra pega.

El taller concluyó, alrededor de las dos de la tarde, con una positiva evaluación sobre la sesión, ¡y con muchas ganas de continuar aprendiendo colectivamente!