Curso: “Estrategias participativas para la producción popular de conocimientos”

Curso: “Estrategias participativas para la producción popular de conocimientos”

Desde abril de este año, como Colectivo Caracol – El hogar de los piños, nos sumamos a un proyecto nuevo: ser l @ s facilitadores del curso “Estrategias participativas para la producción popular de saberes”, que se dicta en el programa de Magíster en Psicología Comunitaria de la Universidad de Chile.

La iniciativa surge después de que los estudiantes de segundo año de ese programa se organizan y redactan una carta a su Programa solicitando un curso sobre Sistematización de experiencias e Investigación-acción Participante que está dirigido para los profesores Claudio Duarte y Daniel Fauré.

En ese momento, tanto Claudio como Daniel -militante caracolero- decidieron plantearle al Programa la aceptación del curso con el compromiso de que un curso colegiado donde no solo ellos estuvieran a cargo sino que, además, se sumaran las organizaciones de las que ellos son parte: el Núcleo Sentido de Metodologías Participantes de la Universidad de Chile y el Colectivo Caracol – El apaño de los piños.

Así, se dio inicio a este curso donde, colaborativamente, se construyó un programa de estudio que -con el título de “Estrategias participativas para la producción popular de saberes” – trabaja la propuesta epistémica y el proceso de construcción histórica de estas propuestas, su relación con la educación popular y busca socializar varias técnicas de sistematización y de investigación-acción participativa.

Hasta ahora, el curso ya lleva seis sesiones, un grupo de más de 20 personas -entre las que se encuentran estudiantes del Magíster en Psicología Comunitaria, del Diplomado de Intervención Comunitaria y de los últimos años de la carrera de Psicología- Hemos aprendido colectivamente a través de metodologías participativas.

Desde Caracol – El apaño de los piños, estamos convencidos y convencidos de que, en la construcción de un sistema educativo al servicio del pueblo y su proyecto de liberación, todos los espacios son posibles de aprendizaje liberador, por lo mismo, deben ser disputados. En este caso, el que está en el contexto neoliberal actual, la construcción de conocimiento en las universidades se lleva a cabo desde prácticas individuales y competitivas, profundizando en las lógicas propias del mercado capitalista, es necesario considerar ‘chasconear’ e interpelar estos espacios a de la reflexión colectiva y participativa en el conjunto con estudiantes que tienen diversos trabajos organizativos o que intentan disputar desde sus trabajos,

Bueno, les dejamos algunas imágenes del trabajo en las primeras sesiones, y les vamos a ir contando novedades …

A 50 años de la Pedagogía del Oprimido …

¡A crear dos, tres … cien espacios de autoeducación popular!

Nos fuimos a lanzamiento del cuadernillo de metodologías participativas de Londres 38

Nos fuimos a lanzamiento del cuadernillo de metodologías participativas de Londres 38

El jueves 12 de abril como Colectivo Caracol participa del lanzamiento del Cuaderno de Trabajo “Metodologías participativas” de Londres 38. En esta oportunidad expusimos Londres 38, el Núcleo Sentipensante de Metodologías Participativas y Caracol. Por parte de Caracol, se valoró la intención de Londres 38 de hacer un trabajo en el presente y vincularse con organizaciones sociales.

En el cuaderno de trabajo se detalla la realización de talleres participativos respecto a distintas temáticas relacionadas con memorias.

En esta actividad, se reflexionó respecto a los procesos autoeducativos y su relación con los movimientos sociales, destacándose la importancia y el rol de la educación popular. Se visibilizó la relevancia y relación de las memorias y la sistematización. Además, se problematizó de cómo el terrorismo de Estado utilizó la tortura contra cuerpos, emociones y deseos de las y los militantes de izquierda.

 

Para más información puede visitar la nota y el video publicado en Londres 38:

 

https://www.youtube.com/watch?v=9wNFSh4KT3k

 

http://londres38.cl/1937/w3-article-100787.html

 

Encuentro de Organizaciones Sociales: Construyendo la Agenda Formativa

Encuentro de Organizaciones Sociales: Construyendo la Agenda Formativa

El pasado sábado 21 de abril como Colectivo Caracol nos hicimos parte del Encuentro de Organizaciones Sociales: Construyendo la Agenda Formativa convocado por ECO-Educación y Comunicaciones y SEDEJ (Servicio para el Desarrollo de los Jóvenes). En aquella jornada nos pudimos ver las caras con una serie de piños, colectivos y organizaciones para hacer un análisis, a partir de nuestro hacer, del contexto nacional actual con la finalidad de poder trazar los desafíos formativos que requerimos como movimiento social para fortalecer nuestra acción transformadora.

Para más información pueden visitar la nota escrita por nuestr@s compañer@s de ECO en el siguiente link:

https://www.ongeco.cl/organizaciones-sociales-reflexionan-sobre-los-desafios-formativos-de-su-accion-politica/

 

 

(Fotos cortesía de https://www.facebook.com/ongeco)

Defensa rabiosa y caracolera de Paulo Freire (a 21 años de su muerte)

Defensa rabiosa y caracolera de Paulo Freire (a 21 años de su muerte)

*por Carola, la Caracola

Vocera del Colectivo Caracol – El apañe de los Piños

Hace dos días, estuvimos tallereando en una pobla de Lo Espejo, en el sur de Santiago, con un grupito de chiquillas y chiquillos organizados que querían formarse en esta cosa de la educación popular. Como siempre, en uno de los cuatro talleres que hicimos con ellos, junto a mis cumpas del Colectivo Caracol, hubo un tiempito para conversar del viejo amigo Paulo y de su rollo sobre la concientización y la liberación. Hoy, 2 de mayo, el calendario nos recuerda que ha pasado un año más desde que el Paulo nos dejó y aprovechamos de gritar un par de cosas en estos tiempos en que el compañero está en boca de todos y todas, incluso de los que ocupan su trabajo para seguir oprimiendo…

1. Freire era un cumpa sustantivamente político y adjetivamente pedagógico. ¡Él mismo se definía así! Eso no quiere decir que se creía una oración, sino que lo que hacía, lo hacía por un objetivo político mayor: la humanización. Y como eso no se puede dar porque hay sujetos que se empeñan en deshumanizarnos con la explotación y la dominación, la humanización le lleva el proceso de liberación de las oprimidas y los oprimidos. Por eso, no era un tipo que quería hacer “clases más entretenidas” ni “ayudar a los pobres a leer” como andan diciendo por ahí. Así que usted que lee esto, no se haga el larry ni se ponga “progre”: si se dice freireano y freireana, que sea porque apunta al mismo objetivo político, la liberación de toditito el pueblo.

2. Como el desafío era gigante (la liberación, ni más ni menos), su aporte fue pensar en cómo hacerla. Y ahí llegó a esa palabrita clave: la concientización. Pero adivine que le dijeron cuando lo comentó: – “Pero si eso es fácil, es cosa que el pueblo aprenda lo que le enseñamos nosotros, los que sabemos (la vanguardia política, la clase media intelectual) y entienda cuál es su papel en la revolución (o sea: obedecernos)”. ¡Cueck! ¡Cueck! ¡Cueck! – “No poh, la concientización es otra cosa” -les dijo el viejo Paulo-. “Es cuando las oprimidas y oprimidos nos ‘salimos de la realidad’ para analizarla desde fuera, y ahí vemos, por nuestra propia cuenta, quienes somos y qué papel jugamos en la sociedad”. No hay atajos en esto: o lo hacemos entre todos y todas o es simplemente una suplantación. Cuento corto: si usted se dice educadora o educador popular, recuerde que la mano es esa, que cada una de nuestras pegas sea un ejercicio donde podamos ver nuestra realidad, para pensarla, repensarla y analizarla colectivamente. A ritmo de pueblo: lentito, pero sin pausa. Si no lo hace, somos sólo “dinamiqueros o dinamiqueras”. Si lo hace pero se desespera y termina imponiendo su rollo, solo atrasa la liberación.

3. Freire fue hijo de su tiempo. Sus enemigos fueron las fuerzas de la derecha golpista latinoamericana y el imperialismo, los sectores cristianos conservadores que querían apoderarse de la iglesia y los sectores que se decían de izquierda pero no confiaban en el pueblo y le negaban la capacidad de producir saberes e inventar sus propias revoluciones. Y si bien avanzó caleta en muchos temas, no los pensó todos, ¡eso es imposible! Por eso, no le pidamos al cumpa que nos resuelva todos los problemas que nosotras y nosotros tenemos hoy. Valorémoslo por el aporte que hizo desde su tiempo y no le hagamos el quite a lo que es pega nuestra: ver cómo construimos hoy día, en el Chile que nos tocó vivir, formas de concientizarnos para liberarnos de ese monstruo de tres cabezas que es el capitalismo, el patriarcado y el colonialismo.

4. En este contexto nuestro, el de los “tiempos mejores”, donde nos roban la plusvalía de nuestro trabajo, nos precarizan la pega y nos quitan los derechos sociales; donde la cultura de la violación cría machitos, violenta y asesina a las mujeres; donde el racismo que emana desde la clase alta inunda nuestros barrios populares haciéndonos discriminar a las hermanas y hermanos haitianos y mapuche… En resumen, en esta realidad de mierda que nos toca vivir hoy, la concientización, la autoeducación y la acción del gigante popular que somos, diverso pero unido, amoroso pero que sabe defenderse, no es una opción: es una obligación. Por eso, Paulo, donde estés, pucha que nos haces falta… pero acá estamos, ¡pa’ seguir peleando!

Santiago, 2 de mayo de 2018

¡Nos fuimos a Valpo a lanzar el libro “Cómo hacer para saber qué hacer” de Hernán Peralta!

¡Nos fuimos a Valpo a lanzar el libro “Cómo hacer para saber qué hacer” de Hernán Peralta!

La actividad contó con la participación de cerca de 50 personas, que conocieron la propuesta de sistematización de experiencias desarrollado por el educador popular chileno Hernán Peralta.

El viernes 23 de enero recién pasado, realizamos el lanzamiento del libro “Cómo hacer para saber qué hacer”, del educador popular chileno Hernán Peralta, en la ciudad de Valparaíso. La actividad, organizada por Editorial Quimantú V Región, el Centro Comunitario Las Cañas y Colectivo Caracol – El apañe de los piños, se realizó en las dependencias del Centro Comunitario, en el Cerro Las Cañas, donde nos reunimos cerca de 50 compañeras y compañeros en un formato de presentación de libro y de taller.

Tallereando…

La jornada comenzó con un pequeño ejercicio donde las y los participantes debían ir rellenando (a medida que iban llegando) palabras, frases o dibujos que representaran la sisitematización para ellas/os, para tener una primera imagen sobre la cual realizar el taller. Luego, Mauri y Oriana -del Centro Comunitario- nos dieron la bienvenida y nos contaron la historia del espacio y de su lucha, y Elias de la Editorial Quimantú hizo una pequeña presentación del proyecto editorial (mientras Diyei No, militante caracolero, instalaba la tiendita Caracol, con nuestros libros, revistas y material educativo).

De ahí, nos tocó a l@s caracol@s: en esta parte, Daniel nos contó la fascinante historia de Hernán y de su método, y luego Lorena nos habló de la importancia política de la sistematización para las organizaciones populares hoy. Después, se presentó un Power Point donde se explicaba paso a paso el método de sistematización que desarrolla Hernán Peralta ocupando para ello imágenes de la “II Escuela de Verano en Sistematización Militante” que Caracol desarrolló en enero del 2018 donde desarrollamos -durante dos días- un proceso de sistematización con cinco organizaciones hermanas. Finalmente, Feña -compañero del Centro y de la EPC Las Cañas- contó su experiencia de participación en esa Escuela y cómo él ve la importancia de reflexionar y aprender de las prácticas organizativas populares.

Y después, obviamente, nos pusimos a tallerear. Para eso, hicimos un ejercicio llamado la “Mini mini mini sistematización” donde los grupos, con un entusiasmo envidiable, reflexionaron sobre las actividades que habíamos hecho en la tarde, los aprendizajes que estaban emergiendo, las sensaciones que teníamos en el espacio y las preguntas que surgían desde ahí. El ejercicio, nos permitió ver cómo -a pesar de haber vivido todas y todos las mismas experiencias- recordamos y valoramos elementos diferentes y que, por lo mismo, mientras más miradas tengamos, mejor es nuestro análisis.

Finalmente, l@s cumpas del Centro nos tenían preparado un rico navegado y música combativa para seguir compartiendo, que se sumaron a los cafecitos y las sopaipillas con pebre que nos repartieron durante toda la actividad. Un cariñito que es importantísimo, porque genera las condiciones para fraternizar y tener confianza para compartir las experiencias.

Para cerrar, solo queremos agradecer el entusiasmo y el compromiso de las y los participantes que hicieron de la experiencia un potentísimo aprendizaje colectivo. Y ojo que, era que no, nos quedamos conspirando con l@s cumpas del Centro Comunitario y se vienen actividades de Educación Popular y Sistematización para la Quinta Región.