¡Justicia para Camilo Catrillanca! ¡A construir una pedagogía de la memoria popular!

¡Justicia para Camilo Catrillanca! ¡A construir una pedagogía de la memoria popular!

El modus operandi del poder de los de arriba

Cada vez que el poder de los de arriba ha cometido un crimen contra el pueblo -mestizo o mapuche-, su estrategia ha sido la misma: victimizarse y responsabilizar al pueblo de su crimen. Cuando en 1999 asesinaron al estudiante Daniel Menco, nos dijeron que fue un accidente, hasta que su mentira cayó y se demostró que fue una bala de Carabineros la que terminó con la vida del universitario. ¿Se acuerda cuando mataron a Alex Lemún, el 2002, y a Matías Catrileo, el 2008? En ambos casos dijeron que fue un enfrentamiento, hasta que se demostró que habían sido asesinados. ¿O el caso de Manuel Gutiérrez, el 2011? Esa vez el Gobierno y Carabineros señalaron que Manuel fue herido por los manifestantes de Lo Hermida, negándose a investigar, hasta que la presión social hizo que su asesino -un carabinero que ni siquiera estaba de turno- se entregara y cayó el montaje. ¿Se acuerda de Macarena Valdés, líder ambientalista de Panguipulli y férrea opositora al proyecto de hidroeléctrica en el sector de Río Tranguil? El mismo modus operandi: el Servicio Médico Legal señaló que se había suicidado, hasta que una nueva autopsia de la familia demostró que fue asesinada.

Nada de esto es casual. No son hechos aislados. Es una política de Estado mandatada por el Mercado. Lo hacen porque saben que funciona: que su poder comunicacional es tan grande que pueden replicar la mentira hasta que una parte importante de nuestro pueblo se la cree. Y con eso les basta.

Y también sabemos el por qué lo hacen. Esta estrategia -que viene desde la Dictadura Cívico-Militar y ha sido muy bien aplicada por la ex Concertación (actual Nueva Mayoría) y, hoy, por la derecha de Chile Vamos (ex Alianza por Chile)- solo busca frenar el avance de los pueblos. Una estrategia macabra que, en el caso del pueblo mapuche, se ha sostenido en el uso de diversas tácticas: aplicación de la ley anti-terrorista, doble procesamiento por la justicia chilena (civil y militar), el uso de testigos sin rostro o con testimonios dados bajo tortura, entre otras; tácticas que buscan criminalizar a las comunidades y frenar el proceso de autonomía y recuperación de territorio del pueblo nación mapuche. Tácticas y estrategias que proponen una pedagogía del capítal: que buscan por el terror que usted aprenda que, en este contexto, vale más la propiedad privada que la vida humana.

Una pedagogía de la memoria: nuestra apuesta

Para frenar esta máquina de mentir y criminalizar, las educadoras y educadores populares de esta larga y angosta franja de tierra tenemos que organizarnos. Las comunicadoras y comunicadores populares debemos aunar esfuerzos.

En primer lugar, debemos coordinar las fuerzas para hacerle frente al gigante comunicacional del poder de los de arriba. Tienen el dinero a su favor, pero no la verdad. Por eso, hay que multiplicar la conversación fraterna con la pareja, la familia, la vecina, la persona que va sentada a su lado en la micro o en el metro, con la gente de la pega, del liceo o de la universidad. ¡Todo espacio es un espacio contrainformativo! Hay que utilizar con inteligencia las redes sociales y, nunca olvidar, volver a la calle  una y otra vez a gritar el descontento: la calle, ese espacio donde se olvida el yo, porque vuelve a nacer un nosotros, un nosotras.

En segundo lugar, hay que construir una pedagogía de la memoria: multiplicar los espacios político-pedagógicos donde recordemos las luchas pasadas y presentes, donde expliquemos las causas de nuestras luchas populares y clarifiquemos quienes son pares y quienes son oponentes; donde las luchadoras y luchadores asesinados vuelvan a la vida en el recuerdo. De esa forma, por ejemplo, no olvidaremos tan fácilmente que los fusiles de asalto y las tanquetas en la Araucanía no las inventó Piñera, sino que se instalaron durante la Dictadura Cívico-Militar y se multiplicaron en los gobiernos de la Concertación y la Nueva Mayoría, con Pérez Yoma y Harboe a la cabeza. Información importante de recordar para evitar que los asesinos de ayer se vistan de aliados hoy.

El problema de fondo y las exigencias populares

Acá no hay que perderse, el problema de fondo sigue siendo la lucha -abierta o solapada- entre el poder de los de arriba contra los pueblos. Una lucha donde los de arriba buscan imponer su modelo económico capitalista extractivista y usan para ello el terrorismo de Estado y una cultura racista y colonial contra las comunidades mapuche.

Y ello perdurará hasta que los pueblos nos unamos. Así de fácil. Así de complejo. Mientras trabajamos para esa unidad, como Colectivo de Sistematización Militante Caracol – El apañe de los piños, creemos que es clave que como pueblos nos juntemos y levantemos algunas exigencias:

 

  • Exigimos la eliminación del Plan Araucanía, la desmilitarización del territorio del pueblo nación mapuche y el retiro del “Comando Jungla”.
  • Exigimos verdad y justicia frente al asesinato de Camilo Catrillanca.
  • Exigimos escuelas rurales libres de violencia estatal, donde las niñas y los niños mapuche puedan estudiar sin sufrir cotidianamente los allanamientos de la policía chilena.
  • Exigimos respeto a la autonomía del pueblo nación mapuche.

 

Exigencias mínimas, pero indispensables, para que la larga lista de mapuche asesinadas y asesinados en esta democracia empresarial no haya sido en vano.

 

En memoria de:

 

Jorge Antonio Suarez Marihuan (2001)

Agustina Huenupe Pavian (2002)

Mauricio Huenupe Pavian (2002)

Edmundo Alex Lemunao Saavedra (2002)

Julio Alberto Huentecura Llancaleo (2004)

Zenén Alfonso Diaz Nécul (2005)

Jose Gerardo Huenante Huenante (2005)

Lonko Juan Lorenzo Collihuin Catril (2006)

Matias Valentin Catrileo Quezada (2008)

Johnny Cariqueo Yañez (2008)

Jaime Facundo Mendoza Collío (2009)

Rodrigo Melinao Lican (2013)

José Mauricio Quintriqueo Huaiquimil (2014)

Victor Manuel Mendoza Collío (2014)

Camilo Catrillanca Marín (2018)

 

Colectivo de Sistematización Militante

Caracol – El apañe de los Piños

Santiago, 19 de noviembre de 2018

Acción Colectiva Juvenil: Nuevos escenarios de participación y militancia en Santiago de Chile

Acción Colectiva Juvenil: Nuevos escenarios de participación y militancia en Santiago de Chile

Luego del estallido social del 2011 que movilizó a un grupo importante de estudiantes universitarios y secundarios,  desde  Eco, Educación y Comunicaciones  intentaron responder  a diversas interrogantes que surgieron a partir de estos últimos años de rearme y rearticulación del movimiento social. Es por eso que Daniel Sierra, nos trae un completo trabajo enfocado en la descripción y comprensión de estas organizaciones juveniles pensando en sus componentes, objetivos y acciones, pero también acerca de sus límites y desafíos.

Nosotros como caracoles, fuimos parte de esta investigación entregando nuestra experiencia como educadores populares, hablando del trabajo que hemos llevado estos años y la importancia de la EP  en la producción  y acumulación de los  saberes propios de las organizaciones.

¡L@s invitamos leer este documento (no sólo porque aparecemos nosotr@s jeje) porque está pulentisimo!

Descargar PDF 7.75 Mb

 

Nos fuimos a lanzamiento del cuadernillo de metodologías participativas de Londres 38

Nos fuimos a lanzamiento del cuadernillo de metodologías participativas de Londres 38

El jueves 12 de abril como Colectivo Caracol participa del lanzamiento del Cuaderno de Trabajo “Metodologías participativas” de Londres 38. En esta oportunidad expusimos Londres 38, el Núcleo Sentipensante de Metodologías Participativas y Caracol. Por parte de Caracol, se valoró la intención de Londres 38 de hacer un trabajo en el presente y vincularse con organizaciones sociales.

En el cuaderno de trabajo se detalla la realización de talleres participativos respecto a distintas temáticas relacionadas con memorias.

En esta actividad, se reflexionó respecto a los procesos autoeducativos y su relación con los movimientos sociales, destacándose la importancia y el rol de la educación popular. Se visibilizó la relevancia y relación de las memorias y la sistematización. Además, se problematizó de cómo el terrorismo de Estado utilizó la tortura contra cuerpos, emociones y deseos de las y los militantes de izquierda.

 

Para más información puede visitar la nota y el video publicado en Londres 38:

 

https://www.youtube.com/watch?v=9wNFSh4KT3k

 

http://londres38.cl/1937/w3-article-100787.html

 

Encuentro de Organizaciones Sociales: Construyendo la Agenda Formativa

Encuentro de Organizaciones Sociales: Construyendo la Agenda Formativa

El pasado sábado 21 de abril como Colectivo Caracol nos hicimos parte del Encuentro de Organizaciones Sociales: Construyendo la Agenda Formativa convocado por ECO-Educación y Comunicaciones y SEDEJ (Servicio para el Desarrollo de los Jóvenes). En aquella jornada nos pudimos ver las caras con una serie de piños, colectivos y organizaciones para hacer un análisis, a partir de nuestro hacer, del contexto nacional actual con la finalidad de poder trazar los desafíos formativos que requerimos como movimiento social para fortalecer nuestra acción transformadora.

Para más información pueden visitar la nota escrita por nuestr@s compañer@s de ECO en el siguiente link:

https://www.ongeco.cl/organizaciones-sociales-reflexionan-sobre-los-desafios-formativos-de-su-accion-politica/

 

 

(Fotos cortesía de https://www.facebook.com/ongeco)

Defensa rabiosa y caracolera de Paulo Freire (a 21 años de su muerte)

Defensa rabiosa y caracolera de Paulo Freire (a 21 años de su muerte)

*por Carola, la Caracola

Vocera del Colectivo Caracol – El apañe de los Piños

Hace dos días, estuvimos tallereando en una pobla de Lo Espejo, en el sur de Santiago, con un grupito de chiquillas y chiquillos organizados que querían formarse en esta cosa de la educación popular. Como siempre, en uno de los cuatro talleres que hicimos con ellos, junto a mis cumpas del Colectivo Caracol, hubo un tiempito para conversar del viejo amigo Paulo y de su rollo sobre la concientización y la liberación. Hoy, 2 de mayo, el calendario nos recuerda que ha pasado un año más desde que el Paulo nos dejó y aprovechamos de gritar un par de cosas en estos tiempos en que el compañero está en boca de todos y todas, incluso de los que ocupan su trabajo para seguir oprimiendo…

1. Freire era un cumpa sustantivamente político y adjetivamente pedagógico. ¡Él mismo se definía así! Eso no quiere decir que se creía una oración, sino que lo que hacía, lo hacía por un objetivo político mayor: la humanización. Y como eso no se puede dar porque hay sujetos que se empeñan en deshumanizarnos con la explotación y la dominación, la humanización le lleva el proceso de liberación de las oprimidas y los oprimidos. Por eso, no era un tipo que quería hacer “clases más entretenidas” ni “ayudar a los pobres a leer” como andan diciendo por ahí. Así que usted que lee esto, no se haga el larry ni se ponga “progre”: si se dice freireano y freireana, que sea porque apunta al mismo objetivo político, la liberación de toditito el pueblo.

2. Como el desafío era gigante (la liberación, ni más ni menos), su aporte fue pensar en cómo hacerla. Y ahí llegó a esa palabrita clave: la concientización. Pero adivine que le dijeron cuando lo comentó: – “Pero si eso es fácil, es cosa que el pueblo aprenda lo que le enseñamos nosotros, los que sabemos (la vanguardia política, la clase media intelectual) y entienda cuál es su papel en la revolución (o sea: obedecernos)”. ¡Cueck! ¡Cueck! ¡Cueck! – “No poh, la concientización es otra cosa” -les dijo el viejo Paulo-. “Es cuando las oprimidas y oprimidos nos ‘salimos de la realidad’ para analizarla desde fuera, y ahí vemos, por nuestra propia cuenta, quienes somos y qué papel jugamos en la sociedad”. No hay atajos en esto: o lo hacemos entre todos y todas o es simplemente una suplantación. Cuento corto: si usted se dice educadora o educador popular, recuerde que la mano es esa, que cada una de nuestras pegas sea un ejercicio donde podamos ver nuestra realidad, para pensarla, repensarla y analizarla colectivamente. A ritmo de pueblo: lentito, pero sin pausa. Si no lo hace, somos sólo “dinamiqueros o dinamiqueras”. Si lo hace pero se desespera y termina imponiendo su rollo, solo atrasa la liberación.

3. Freire fue hijo de su tiempo. Sus enemigos fueron las fuerzas de la derecha golpista latinoamericana y el imperialismo, los sectores cristianos conservadores que querían apoderarse de la iglesia y los sectores que se decían de izquierda pero no confiaban en el pueblo y le negaban la capacidad de producir saberes e inventar sus propias revoluciones. Y si bien avanzó caleta en muchos temas, no los pensó todos, ¡eso es imposible! Por eso, no le pidamos al cumpa que nos resuelva todos los problemas que nosotras y nosotros tenemos hoy. Valorémoslo por el aporte que hizo desde su tiempo y no le hagamos el quite a lo que es pega nuestra: ver cómo construimos hoy día, en el Chile que nos tocó vivir, formas de concientizarnos para liberarnos de ese monstruo de tres cabezas que es el capitalismo, el patriarcado y el colonialismo.

4. En este contexto nuestro, el de los “tiempos mejores”, donde nos roban la plusvalía de nuestro trabajo, nos precarizan la pega y nos quitan los derechos sociales; donde la cultura de la violación cría machitos, violenta y asesina a las mujeres; donde el racismo que emana desde la clase alta inunda nuestros barrios populares haciéndonos discriminar a las hermanas y hermanos haitianos y mapuche… En resumen, en esta realidad de mierda que nos toca vivir hoy, la concientización, la autoeducación y la acción del gigante popular que somos, diverso pero unido, amoroso pero que sabe defenderse, no es una opción: es una obligación. Por eso, Paulo, donde estés, pucha que nos haces falta… pero acá estamos, ¡pa’ seguir peleando!

Santiago, 2 de mayo de 2018

Revista Caracol (N°1, año 1, Diciembre de 2017)

Revista Caracol (N°1, año 1, Diciembre de 2017)

Pincha en la imagen para descargar la revista…

¡Difunde, comparte, imprime y regala!

El próximo mes como Colectivo de Sistematización Militante Caracol – El apañe de los piños celebramos cinco años de existencia y estamos convencidísim@s que no hay mejor manera de hacerlo que compartiendo nuestra primera revista como colectivo de sistematización militante, con cada una/o de ustedes.

Nuestros lentos pasos como caracoles y caracolas, han estado motivados por una necesidad que consideramos fundamental, a saber; la de re-instalar, en la discusión de las organizaciones sociales y populares, la sistematización de experiencias para la producción –a través de un proceso ¡colectivo, horizontal y fraterno!- de saberes surgidos desde nuestras propias prácticas que nos permitan, re-conocernos, transformarnos, fortalecer-nos y en suma, auto-educarnos como pueblo.

Sin embargo, la sistematización no termina una vez que producimos aquellos saberes que necesitamos, ya que, una parte de vital importancia de esta práctica, es su comunicación, su socialización entre nosotr@s mism@s. Es por esta razón que hoy les compartimos nuestra primera revista en su formato digital para descarga gratuita, en donde podrán encontrar parte de esta historia que hemos construido y recorrido como Colectivo Caracol y en la que esperamos seguir apañando y enredándonos -desde abajo y a la izquierda- junto a ustedes”.

¡A RITMO CARACOLERO, AVANZAMOS LENTO PERO SEGUR@S!

REVISTA CARACOL

N°1, Año 1, Diciembre de 2017

Tabla de Contenidos

(Pág.2) Editorial: El camino caracolero: Producir y compartir saberes

(Pág. 4) ¡Agárrense, que esto no para! La experiencia de la Primera Escuela de Sistematización “Oscar Jara”

(Pág. 6) De saberes, educación popular y liberación: Dos ventanas para provocar el diálogo (Daniel Fauré y Lorena González)

(Pág. 15) Documento de Sistematización Piño Contrapupitre – Cuadernillo No1 –

 

 

REVISTA-CARACOL- EDICÓN Nº1 COMPLETA V2