A finales de enero y a comienzos de febrero, Colectivo Caracol – El apañe de los piños y Editorial Quimantú, lanzamos el último libro de Oscar Jara “La Educación Popular Latinoamericana. Historia y claves éticas, políticas y pedagógicas”, en el marco de la IV Escuela de Verano Amelia Salazar Jorquera que todos los veranos organiza Caracol y que este año estuvo enfocada en compartir herramientas de la educación popular para fortalecer el trabajo organzativo y autoeducativo que desarrollan las asambleas territoriales, cabildos abiertos y cordones territoriales que han surgido por cientos en todo el país desde el inicio de la revuelta popular del 18 de octubre de 2019.

Como Oscar no podía asistir a los eventos -al estar radicado en Costa Rica-, quiso hacerse presente de todas formas a través de un pequeño pero sentido video que fue exhibido en ambas ciudades, para alegría de las personas participantes, y que ahora compartimos en esta nota en formato de texto y video.

Buenos días compañeras y compañeros allá en Santiago.

Mi nombre es Oscar Jara, educador popular y les hablo desde Costa Rica. Quiero decirles que me siento sumamente feliz, muy orgulloso y también muy honrado que hoy se vaya a presentar el libro “La educación popular latinoamericana. Historia y claves éticas, políticas y pedagógicas” que Editorial Quimantu y Caracol me han dado el privilegio de que pueda salir hoy en Chile y, además, que hoy pueda presentarse en el contexto de esta escuela de verano, que se da en el marco de estas asambleas territoriales que están construyendo también nuevas formas para el ejercicio de la democracia, nuevas formas de construcción de poder, de poder desde la gente, de poder popular.

Y es que yo creo que nunca podemos entender los procesos de educación popular separados de los procesos de organización, de los procesos de movilización, de los procesos de transformación, de los procesos de conquista de la dignidad. Si miramos los procesos de América Latina vamos a ver, por ejemplo, el caso chileno, desde fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX: las luchas obreras, las luchas de los mineros, posteriormente a nivel del movimiento estudiantil en los años 60 y 70, con la Unidad Popular, que fue un faro que iluminó nuevas perspectivas para el resto de América Latina, dónde Paulo Freire tuvo la oportunidad de procesar y precisar su propio pensamiento y que luego se divulgara para todo el resto de América Latina.

Luchas, movilizaciones y organización no sólo de protesta sino también de propuesta, de construcción de alternativas. En ese sentido, ha sido muy importante como en esos momentos de resistencia, momentos de construcción, los procesos de educación popular han estado siempre acompañando esos esfuerzos de los sectores populares en todos los espacios y en todos los terrenos.

Pues hoy, en Chile, y en muchas otras partes de América Latina, se están gestando nuevas formas de dignidad, nuevas formas de lucha por los derechos de todas las personas a lo largo de toda la vida y tenemos que seguir aprendiendo de ellas. Si no reflexionamos críticamente sobre nuestras experiencias, si no reflexionamos críticamente desde nuestras experiencias, si no reflexionamos críticamente para enriquecer nuestras experiencias y tener otra perspectiva, podemos estar dando muchas vueltas a reflexiones e ideas que pueden ser interesantes pero que no están enraizadas en los procesos concretos que tenemos en el movimiento social y en los desafíos cotidianos.

Por eso, me encanta que este libro, encima hecho con gran esfuerzo y cariño -agradezco a Daniel especialmente por este empeño, junto con la gente de Colectivo Caracol y Quimantu, de haberlo puesto a disposición de ustedes-, que sea una oportunidad para valorar la importancia de la reflexión crítica desde lo que hacemos y sobre lo que hacemos, y que ahí están las pistas de la construcción del futuro.

Les mando un abrazo fraternal, me encantaría estar ahí presente más físicamente aunque estoy de corazón con la lucha del pueblo chileno. En este momento, estamos necesitados también de conocer sus aprendizajes, de aprender también con ustedes de lo que está pasando y de lo que ustedes están construyendo.

Por eso, el día de hoy, esta reflexión en torno a los procesos de educación popular tal vez lo que nos puede ayudar es a reforzar esta idea de qué nos vamos formando en la práctica, desde la práctica y para transformar las prácticas. Ese es el sentido que tiene la educación popular a lo largo de los procesos y de la historia de América Latina, porque tiene un componente fundamental ético, político y pedagógico que es una aspiración de vida, y por eso, como decía nuestro gran compañero Víctor Jara, algo que puede ser tan simple pero tan profundo como el derecho a la dignidad y el derecho a vivir en paz.

Un abrazo compañeros y compañeras, gracias por esta oportunidad y quisiera estar todavía más cerca, pero espero que en algún momento lo pueda hacer, tal como en el 73, en marzo del 73, cuando estuve en algunas de las movilizaciones de la unidad popular en Santiago, en Iquique, en Arica, aprendiendo del pueblo chileno y aprendiendo que tenemos que construir desde nuestra historia.


Gracias otra vez, un enorme abrazo.

Oscar Jara

Si quieres conseguir el libro en Chile, haz click acá y mira al final de la noticia

.