Las y los cumpas de la Escuela Artística Comunitaria de Lo Espejo este año tomaron una decisión drástica: había que aprender de sus ocho de recorrido, revisar lo caminado y seguir caminando más fuerte aprendiendo de sus aciertos y errores. Y para ello, como buenas y buenos educadores populares dijeron: ¡Eso se hace sistematizando!

La decisión no fue fácil ya que para ello decidieron parar los talleres este año y dedicarse de lleno a pensar sobre lo que han hecho para hacerlo mejor, manteniendo como gran hito del año solo su labor en el Carnaval Victor Jara y Litre Quiroga. ¡Había que tomárselo en serio! -nos contaron-. Sin embargo, no todos lo entendieron así, e incluso algunas criticas les llegaron de monitores, estudiantes y cercanos a la organización que consideraban que “no era necesario parar”…

Ahora, eso no amilanó a la chiquillada de la Escuela. Al contrario, le dieron una vuelta y se dieron cuenta que sistematizar no es “parar de trabajar” para ponerse a pensar, sino precisamente trabajar -y trabajar muy duro- en la reflexión colectiva para que la acción sea más potente. Que esa división de “trabajo manual y trabajo intelectual” es cosa del poder de los de arriba, y que las y los de abajo tenemos que borrar esa división para construir nuevas realidades. Y para ello pensaron en el apañe de Caracol, al que -obviamente- accedimos con mucho gusto.

Cuento corto: la Escuela mandó a una comisión a nuestra III Escuela de Sistematización Amelia Salazar Jorquera que hicimos en marzo. Ahí aprendieron algunas técnicas y decidieron ponerse manos a la obra haciendo un mix entre el método Churruata y el método de Oscar Jara y se tiraron a la pscina planificando ocho encuentros comunitarios de sistematización. Y despuès de hacer el primero -¡con mucho éxito!- y previo al segundo encuentro, una comisión ampliada de la Escuela nos invitó a compartir la experiencia, apañarlos con nuevas metodologías y compartir la alegría de estar trabajando juntos por los caminos de la organización popular, llamado al que Dani y Lore, militantes caracoleros accedieron con gusto, sumando a la compañera Maru, de Argentina, al equipo.

Así, con el corazón llenito de ver cómo producimos saberes para la transformación desde nuestras propias prácticas y con harta ansiedad por ver los resultados del proceso de nuestr@s cumpas de la Escuela, les compartimos esta noticia con la intención de que se animen a sistematizar… porque quien hace, sabe; pero quien piensa sobre lo que hace, hace mejor. ¡Y que importante es en estos tiempos que las y los populares lo hagamos mejor!