El pasado sábado 25 y domingo 26 de enero, en la sede de la Junta de Vecinxs Parque Juan XXIII (Ñuñoa) se realizó la IV Escuela de Verano “Amelia Salazar Jorquera”: Educación Popular para el Poder Territorial, la que congregó a participantes de 17 organizaciones populares entre asambleas territoriales autoconvocadas, asambleas feministas y juntas de vecinos/as que están participando de procesos de coordinación territorial desde el inicio de la revuelta popular. Así, nos reunimos a compartir experiencias de organización territorial que emanan de diferentes sectores de Santiago (Conchalí, Cerro Navia, Peñalolén, Pedro Aguirre Cerda, Santiago Centro y Ñuñoa) y de otras partes del país (Valparaíso y Copiapó).

En la escuela, en dos días completos de intenso trabajo, se compartieron algunos elementos fundantes de la educación popular, metodologías y técnicas participativas para el trabajo territorial, enfoques teóricos y prácticos para la concientización (desde la perspectiva de Paulo Freire) y la elaboración de propuestas de jornadas autoeducativas para las asambleas.

¿Cómo surge esta Escuela de Verano?

Caracol – El apañe de los Piños es una organización de educación popular, comunicación popular y sistematización de experiencias que nace en abril del 2013. Conformada por educadoras y educadores populares de todo Santiago, compartíamos desde el primer día el diagnóstico de que era necesario fomentar la sistematización de las experiencias organizativas populares, para producir saberes útiles que vinieran de las propias luchas sociales y populares y que sirvieran para fortalecer y proyectar esas luchas en autonomía, comenzando un proceso de “apañe” a organizaciones hermanas que ya lleva 6 años de recorrido.

En ese camino, en enero del 2017, realizamos nuestra primera Escuela de Verano “Oscar Jara” en la que nos reunimos con una docena de organizaciones populares a aprender a sistematizar sus experiencias con el método del educador popular peruano-costarricense que homenajeamos. El año siguiente, hicimos lo mismo compartiendo el método del educador popular chileno Hernán Peralta, en la escuela que llevó su nombre. Luego, el 2019 ensayamos una escuela donde compartimos con las organizaciones hermanas ambos métodos, mezclados con técnicas participativas propias de la educación popular, en la que llamamos Escuela “Amelia Salazar Jorquera”, homenajeando a la pequeña luchadora porteña que aún guía nuestro trabajo.

¿Por qué una Escuela enfocada en las Asambleas Territoriales?

Luego de la rebelión popular que comenzó el 18 de octubre, como Caracol hemos tratado de apañar a las organizaciones sociales y populares compartiendo análisis de coyuntura, materiales educativos, cartillas y videos que dan datos útiles para levantar cabildos y asambleas territoriales, además de realizar talleres y “apañes metodológicos”. En el actual escenario, como organización apostamos al fortalecimiento de los Cabildos, Asambleas Territoriales, Trawün y otras formas organizativas que están surgiendo y materializando, territorialmente, el poder popular. Creemos que de esas formas nuevas, podemos parir nuevas realidades.

Hemos visto y acompañado en estos casi tres meses diversos ejercicios asamblearios de base, comprobando cómo se ha dado en ellos un gigantesco proceso autoeducativo popular. Sin embargo, de igual forma hemos constatado la necesidad de contar con mayores herramientas metodológicas participativas que faciliten esa labor autoeducativa, que fortalezca ese protagonismo popular y la democracia directa de las bases. Por ello, quisimos este 2020 invitar a las Asambleas Territoriales, Cabildos y Trawün a una escuela enfocada en compartir y producir metodologías y técnicas participativas propias de la Educación Popular para fortalecer esos procesos de Poder Territorial que están emergiendo. Como siempre, todo levantado desde la autonomía y autogestión popular. No lo sabemos todo pero –como suele ocurrir en cada práctica de nuestro pueblo- lo que sabemos, lo compartimos.

¿Y el futuro?

A partir del éxito de la jornada, estamos gestionando la posibilidad de llevar esta IV Escuela de Verano a otras regiones del país. Pronto les contaremos novedades.

¡Ah! Y a no olvidar que… ¡Todo el poder a las asambleas!